Mexico Ahora

Just another WordPress.com weblog

ZACATECAS: DESDE LAS MINAS DE PLATA HASTA LA REPÚBLICA octubre 9, 2010

Una vista de la historia desde los
Hoteles de Zacatecas

Zacatecas es una ciudad con mucha historia colonial y de un pasado de esplendor económico por la plata que se extrajo de sus minas cercanas.

Es una ciudad cuya arquitectura colonial forma parte de sus atractivos. La catedral, construida entre 1729 y 1752, culminó su ampliación en 1904 con la construcción de su última torre.

Zacatecas debe su belleza a la riqueza de la plata extraída de sus minas. En las más lejanas y remotas minas de la región todavía se siente como un puesto de avanzada de la civilización. Muy por encima del centro de la ciudad se cierne una colina rocosa con un escudo distintivo, que se puede acceder en teleférico. Desde la cima, se tiene una vista panorámica del terreno agreste y desolado que rodea la ciudad. La escena hace que te des cuenta de lo que una ciudad fronteriza debe haber sido, y después de haber estado en la ciudad por unos días, se aprecia su sofisticación actual aún más. Encontrará museos sorprendentemente buenos, hermosa arquitectura y buenos restaurantes. La ciudad ha tomado el trabajo enorme de enterrar los cables de teléfono, que agrega mucho a la belleza de la ciudad y hace que pasear por las calles sea un placer.

La Plaza de Armas, la principal plaza de la ciudad sobre la Avenida Hidalgo, es donde se encuentra la catedral, con su famosa fachada. En ningún otro lugar en México hay algo como esto. La exquisitez en el tallado y la riqueza de detalles da la impresión de que las imágenes no se forman en la piedra sino en algunos materiales más blandos. La catedral tardó 23 años en construirse (1729-1752), y la torre final no se terminó hasta 1904.

A la izquierda de la catedral, en la Plaza de Armas, está el Palacio de Gobierno, del siglo XVIII, donde los gobernadores vivieron en la época colonial. En el momento de la revuelta de México contra España en 1810, era propiedad de don Miguel de Rivera (conde de Santiago de la Laguna). Desde 1834 ha sido un edificio del gobierno. Dentro hay un mural de Antonio Pintor Rodríguez que muestra la historia de Zacatecas. Se trata de una simple presentación cronológica de la historia de izquierda a derecha, excepto en el panel central, que representa a varios zacatecanos destacados. A continuación continúa un friso de piedra que representa el sustento económico que soporta la sociedad y las unidades de los acontecimientos históricos. Desemboca en el panel central del mural, empatando líderes de la sociedad a la tierra de su patria.

A la izquierda del Palacio de Gobierno está la Residencia de los Gobernadores, con sus piedras multicolores. Este edificio es más reciente que el Palacio y sirvió como la casa del gobernador hasta 1950. Frente a la plaza están el Palacio de la Mala Noche y el Hotel Emporio. El nombre del palacio proviene de la mina que trajo gran riqueza a su propietario original, Manuel de Retegui, un español que realizó obras filantrópicas.Subiendo por la calle al lado del Palacio de la Mala Noche, te encontrarás con los enormes muros de la iglesia de
Santo Domingo, que comparte un frente con el Museo Pedro Coronel. Esta iglesia y el edificio que alberga el museo pertenecieron a los jesuitas, hasta su expulsión en 1767. Después, los dominicos ocuparon la iglesia y el convento. Dentro hay algunos retablos barrocos dorados.

Dos cuadras al sur de Santo Domingo, en la calle Dr. Hierro está otra gran iglesia, San Agustín. Esta se encuentra en ruinas, parcialmente. Durante las Guerras de Reforma, los dirigentes liberales de Zacatecas expulsaron a los frailes agustinos, convirtiendo la iglesia y el convento en un burdel y casino, y destruyeron los hermosos retablos dorados. El obispo de Zacatecas rápidamente excomulgó a estos ateos. Veinte años más tarde, una sociedad misionera presbiteriana compró la propiedad y desmanteló la fachada ultrabarroca que decoraba la puerta este. Una vez más, la excomunión para todos los que ayudaron a los misioneros. Ahora el gobierno ha comenzado la restauración de la iglesia y ha convertido el interior en un espacio de exposiciones.

Caminando cuesta abajo y dando vuelta en la Avenida Hidalgo, caminando hacia la catedral (a la izquierda), pasaremos a la izquierda el Teatro Calderón (inaugurado por primera vez en 1836 y nuevamente en 1891 después de un incendio). Un edificio imponente con unas encantadoras vidrieras, también es un lugar preferido por la gente para sentarse y ver pasar a los transeúntes. La estrella de la ópera Angela Peralta cantó varias veces aquí en el 1800. Zacatecas cuenta con una floreciente escuela de música, y en ocasiones se ofrecen recitales. Un poco más abajo, en Hidalgo, una cuadra antes de la catedral en el mismo lado de la calle, está el Mercado Jesús González Ortega, del siglo XIX, que solía ser el principal mercado de la ciudad. Un mercado agradable, pasado de moda, tiene ahora la venta, en pequeñas tiendas, de artesanías y algunos de los vinos de la región.

Retrocediendo a lo largo de Hidalgo, y sobre las siguientes manzanas, pasaremos por algunos bellos edificios y el Parque Enrique Estrada. Detrás existe una glorieta con una acústica maravillosa y un agradable parque, que es un lugar romántico para las jóvenes parejas durante la noche. A partir del Parque Estrada y extendiéndose hacia el sur están los hermosos arcos del Acueducto de Zacatecas. Dos de estos arcos enmarcan la puerta de entrada al Hotel Quinta Real, que se puede entrar a ver la vieja plaza de toros de la ciudad, una vista preciosa.

La gastronomía de Zacatecas es amplia y variada, es una cocina rica en sabores y aromas, se basa principalmente en productos como las carnes, el maíz, frutas, el chile, el jitomate, y los frijoles. Entre sus platos típicos destacan el asado de boda, que se elabora con lomo de cerdo troceado y frito, aderezado con una salsa de chiles anchos rojos, dorados en manteca, que se acompaña con rebanadas de cebolla cruda y sopa de arroz, la birria de carnero, el pozole rojo, las enchiladas, la carne adobada, filete de res a la tampiqueña y las gorditas rellenas de guisado. En lo referente a los postres destacan las  y cocadas jerezanas, melcochas, ates de guayaba y membrillo, jamoncillos de leche, miel de tuna, así como los tradicionales dulces de camote, biznaga, chilacayote y calabaza.La bebida típica es el mezcal, además no debemos olvidar que esta región produce vinos de mesa reconocidos internacionalmente, excelentes vinos tintos, blancos y rosados, ideales como acompañamiento en las comidas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s